Daniel Prado Rodríguez Visita: CocinaTusRecetas o de Guía turística de Nueva York 
  Lunes, 23 de Septiembre de 2019 Inicio | Contactar
Añadir a favoritos | Imprimir 
 

Historia de Asturias - La Edad de Piedra - El Epipaleolítico

Principado de Asturias   Historia de Asturias  Cultura  Gastronomía  Museos  Parajes Naturales  Ocio

 La Edad de Piedra en Asturias   Astures y Romanos  El reino de Asturias

El Paleolítico Inferior  El Paleolítico Medio  El Paleolítico Superior  Epipaleolítico  Cuadro Cronológico

El Epipaleolíticio en Asturias

La Cultura Azilense

Hacia el año 13.000 a. de C. el clima empezó a mejorar lentamente, terminaba la glaciación Würm y comezaba el Holoceno, en el que hoy todavía estamos. Las grandes masa de hielo, comenzaron a fundirse y los suelos a inundarse. Desde el 10.200 a. de C., hasta el 9.400 a. de C., Asturias disfrutó de un clima, aun siendo comparado con hoy muy frío, mucho más templado y soportable que durante el Paleolítico Superior. Durante el Paleolítico Superior las nieves perpetuas estaban situadas por encima de los 1.400 metros de altitud, ahora esta cota comenzaba a subir y dejando tras de sí nuevos bosques de pinos, abedules y pastizales de alta montaña. En los valles empezaron a aparecer los bosques de hayas y robles, y en el litoral, los carbayos, avellanos, alisos, fresnos, arces, bojes, ...

Muchos de los animales se adaptaron sin problemas a la nueva climatología, pero muchos otros migraron detrás del frío, para no volver, como el caso de los mamuts, rinocerontes lanudos, bisontes, renos, ...

Los hombres de Cromagnon reaccionaron, unos marchando detrás de estos animales y otros adaptándose al nuevo entorno. Estos siguieron viviendo como sus antepasados, de la caza (ciervos, jabalíes, toros, cabras montesas,...), de la pesca (truchas y salmones) y de la recolección de frutos silvestres (avellanas, bellotas, ...) y de mariscos y moluscos.

Seguían habitando en cabañas construidas con pieles y ramas en los vestíbulos de las cavernas o al aire libre. Posiblemente con la abundancia de madera, esta empezó a usarse como material de construcción.

En esta etapa y en la última del Paleolítico Superior (Magdaleniense), llegaron a ser las herramientas muy pequeñas, tanto que se les llama como microlitos (microburiles, microrraspadores, etc).

La actividad artística en cambio, las pruebas de esta actividad, no llegan hasta nuestros días. Sólo se conservan algunos cantos, útiles de hueso o astas decoradas. Muy posiblemente, la mejora de las condiciones ambientales y de vida, permitió que las familias vivieran más independientes y favoreciera una mayor dejadez a la creativadad y la cultura o es muy probablemente, también, que estos se hicieran sobre madera o pieles, es decir, materiales perecederos, que se conservan muy difícilmente, sobre todo en Asturias.

De esta época es el enterramiento más antiguo que se conoce, hasta la fecha, en Asturias (La Cueva de los Azules - Cangas de Onís). Junto al cuerpo se han encontrado, entre otros objetos burile, dos pequeños raspadores, hojita de silex, arpones, cantos rotos decorados, conchas, etc.

Asentamientos epipaleolíticos de la cultura Aziliense:

Balmori (Llanes) Los Azules (Cangas de Onis La Paloma (Soto - Las Regueras)
La Riera (Posada - Llanes) Cueva Oscura de Perán (Carreño) Cueva Oscura de Ania (Las Regueras)

La Cultura Asturiense

Hacia el 9.400 a. de C. el clima volvió a empeorar, dando lugar a un nuevo periodo frío que duro hasta el 8.300 a. de C donde comenzó a mejorar. y en esta época de mejora es cuando el modo de vida de las comunidades de cazadores-recolectores van cambiando, hasta que la recolección se vuelve en una actividad mucho más importante.

De esta época se conservan herramientas para la recolección de marisco, trabajo de la madera, en definitiva se aprovechan de la abundancia que ahora les otorga la naturaleza..

Se conoce que en otoño e invierno, cuando el follaje de los árboles se perdía, estos hombres se adentraban al interior para ir de caza en un terreno más favorable. En cambio en primavera y verano se acercaban a la orilla del mar o cerca de las desembocaduras de los ríos, donde se refugiaban en cavernas o en sus propias tiendas. En esta época se dedicaban a la recolección del marisco y moluscos (lapas, mejillones, bígaros, etc), esta actividad era tan importante que se formaban enormes pilas de hasta cinco metros de altura. De estas solo nos quedan vestigios en alguna cueva, ya que en una época posterior de grandes lluvias, estas destruyeron la mayor parte de estos vestigios.

De esta época nos han llegado muy pocas pruebas de su arte, como con los Azilenses, lo que nos lleva a pensar que era gente poco preocupada por el arte y la cultura o bien que se hacían sobre materiales pereceremos que no han llegado hasta nuestros días.

En cambio se ha descubierto un enterramiento, Abrigo de Gasparín - Colombres, que ya ha desaparecido, cuyos restos (hoguera, piedras decoradas, etc) nos indicaban que estas gentes habían realizado algún rito para su enterramiento, que su vez es un indicativo de que tenían ciertas creencias o mitos y cultura que las sustentaban.



 
Mapa web |  Página principal  | Blog de Recetas | Recetas de Pescado | Tasaciones Inmobiliarias Asturias | Política de privacidad | Política de cookies
www.daniel.prado.name - Página Personal - © Copyright