Daniel Prado Rodríguez Visita: CocinaTusRecetas o de Guía turística de Nueva York 
  Jueves, 20 de Julio de 2017 Inicio | Contactar
Añadir a favoritos | Imprimir 
  Volver al resto de artículos sobre viajes


Viajes - Historia de Florencia

» Varios » Viajes » Historia de Florencia
Jueves, 17 de Junio de 2010. Escrito por Daniel P.


Fundación de Florencia

La fundación de Florencia recurre a la época romana, como un asentamiento para soldados veteranos establecido por Julio César en el 59 a. C. a pesar de que la evidencia demuestra que Florencia ya fue ocupada en épocas prehistóricas.

Por el emplazamiento defensivo, la ciudad fue situada en la confluencia de dos corrientes, el Arno y el Mugnone, donde, previamente, habían vivido las poblaciones más antiguas.

El área urbanizada, como todas las ciudades fundadas por los Romanos, es caracterizada por las calles rectas que se cruzan perpendicularmente. Las dos calles principales conducen a cuatro puertas elevadas que convergían en un cuadrado central, los urbis del foro, ahora Plaza de la Republica, donde más adelante estaban la Curia y se levantava el templo dedicado a la tríada Capitolina (Júpiter, Juno, y Minerva).

A este asentamiento se llamó Florencia y situada en la Vía Cassia, la ruta principal entre Roma y el norte, y en el fértil valle del Arno, el asentamiento se convirtió rápidamente en una importante ciudad comercial superando pronto como centro principal del norte de Etruria a Arezzo.

En aquella época el río Arno estaba fuera de la muralla de Florencia, con un puerto al río que constituyó una infraestructura importante para la ciudad, ya que en la época romana el río era navegable de su desembocadura hasta su confluencia con el río Affrico.

El primer puente en la historia florentina fue construido con probabilidad en donde hoy está el Ponte Vecchio, sobre el primer siglo A.C.

Actual Puente Viejo de Florencia (Ponte Vecchio)
Puente Viejo (Ponte Vecchio) de Florencia

El poder económico de Florencia fue la fuerza impulsora para el crecimiento urbano de la nueva colonia. Las actividades y el comercio prosperaron por el hecho de que las rutas importantes de las comunicaciones, tierra y agua, intersecaban en Florencia y esto explica la presencia de comerciantes orientales, probablemente en viaje hacia Pisa, que primero introdujeron el culto de Isis y luego, en el siglo segundo, el Cristianismo.

San Minias fue el primer mártir de Florencia. Fue decapitado alrededor del año 250, durante las persecuciones anticristianas del Emperador Decio. Después de la ejecución, se dice que recogió su cabeza y caminó a través del río Arno hasta su ermita en la colina Mons Fiorentinus, donde actualmente está la Basilica di San Miniato al Monte.

El emperador Diocleciano la hizo capital de la provincia de Tuscia en el siglo tercero después de Cristo.

La Edad Media en Florencia

El periodo Bizantino/Lombardo de Florencia

Tras el establecimiento de un obispado alrededor del comienzo del siglo cuarto, la ciudad experimentó periodos turbulentos por culpa de las invasiones bárbaras, bajo el gobierno ostrogótico, durante el cual la ciudad estuvo a menudo afectada por la guerra entre ostrogodos y bizantinos por el control.  

La ciudad estuvo alternativamente bajo uno y otro mando, ya que los contendientes ganaban el gobierno a través del asedio y lo perdían de nuevo. Como punto fuerte en la ruta de las comunicaciones entre Roma y Padania explica porqué la ciudad fue sitio de disputa tan afilado entre Godos y Bizantinos. Esto pudo haber sido la causa de que la población decayera a menos de 1.000 habitantes.

En 541-44 una nueva muralla fue construida, utilizando las estructuras de varios edificios romanos grandes: el Campidoglio, el depósito para el agua de los baños y del teatro. La pared era trapezoidal y su modesto tamaño atestigua la declinación de la ciudad.

Al final del siglo sexto cerca, cuando los Lombardos conquistó la Italia del norte y central, Florencia también cayó bajo su dominio. Era el principio de lo que se puede considerar el período más obscuro de la historia de la ciudad. Cortado de las rutas principales, la razón principal de su existencia desapareció repentinamente. Para sus comunicaciones norte-sur, los Lombardos abandonaron la ruta central de Bolonia-Pistoia-Florencia porque los exponían a las incursiones de los Bizantinos, que todavía controlaban el este de Italia, y Lucca fue elegida como capital del ducado de Toscana porque tenía lejos las rutas que utilizaban como comunicaciones internas.

En cualquier caso, durante el período de la dominación lombarda volvió la paz. Después de que la reina Teodolinda se convirtiese  a la iglesia de Roma, un número alto de edificios religiosos fueron fundados en la ciudad, incluso el Baptistery de San Giovanni (San Juan el Bautista) aunque, por supuesto, no en su forma y tamaño actual, y sus cimientos siguen siendo visible en los "subterráneos" de la iglesia.


Periodo Carolingo de Florencia

Conquistada por Carlomagno en el 774 para el imperio Franco, Florencia entró a formar parte del ducado de Toscana, con Lucca como capital. La población volvió a crecer y el comercio prosperó. En el año 854, Florencia y Fiesole se unieron en un solo condado.

Al final Florencia pasó a ser un condado del Sacro imperio romano, bajo un régimen Feudal.

En el siglo nueve el puente sobre el río Arno, que había sido destruido previamente, fue reconstruido. Al final del siglo una nueva muralla de la ciudad fue construida, probablemente por el miedo de las invasiones húngaras. Este tercer sistema de muralla en parte seguía la línea de la vieja muralla romana, se expandió al sur para incluir los suburbios que habían crecido con prosperidad, mientras el norte, por razones políticas, permanecía excluido.

El Margrave Hugo eligió Florencia como su residencia en lugar de Lucca alrededor del año 1000. Esto inició la Edad de Oro del arte florentino. En 1013 se empezó la construcción de la Basílica de San Miniato al Monte.

Basílica de San Miniato al Monte
Basílica de San Miniato al Monte


Edad Media Temprana en Florencia

En torno a la mitad del siglo XI la posición de Florencia en Toscana llegó a ser aún más importante porque Lucca ya no era el hogar del marquesado y también por la participación decisiva de la ciudad en el movimiento para la reforma de la iglesia.

El exterior del Baptisterio fue revisado en estilo románico entre 1059 y 1128.

Baptisterio de Florencia (Battistero di San Giovanni)
Baptisterio de Florencia (Battistero di San Giovanni

La gran condesa Matilde, se convirtió en la única condesa de Toscana en l 1076, dio su apoyo al papa Gregorio VII, encontrándose en abierto contraste con el emperador, Enrique IV. Después del episodio de Canossa, donde enrique IV tuvo que permanecer tres días y tres noches, arrodillado, a las puertas del castillo, nevando, vestido como un monje, con una túnica de lana y descalzo para poder conseguir el perdón papa y deponer su excomunión. Enrique IV condujo a la deposición oficial del Contado que fue abandonado por todas las ciudades toscanas excepto Florencia. Esta fidelidad a la Condesa costó a la ciudad un sitio imperial en el julio 1082. El afecto especial de Matilda a Florencia y la ruptura consiguiente con el Emperador condujo a la construcción, en 1078, de un sistema más eficiente de defensa y la ciudad fue provista de las paredes nuevas - las que Dante llamó " la cerchia antica". Esta cuarta muralla fue construida, por la mayor parte, siguiendo las líneas de las paredes Carolingia pero en el del norte incluyó el Baptisterio, la catedral de Santa Reparata y la residencia de la Condesa. En este período la ciudad fue dividida en los cuartos que tomaron sus nombres de las cuatro puertas principales: la Porta San Piero en el este, la llamada "Porta del vescovo" al norte, la Porta San Pancrazio al oeste y la Porta Santa María al sur.

Periodo de las comunas, siglo XIII y XIV en Florencia

Cuando la Condesa Matilda se murió de gota, en 1115, la población florentina constituyó, a todos los efectos, una comuna. Los numerosos privilegios concedidos por ella y los eventos donde la comunidad florentina había desempeñado un papel principal en la lucha contra el emperador, indujo a la gente a organizarse autónomamente y a emprender la acción, teniendo como objetivo el debilitar el régimen imperial.

Durante el siglo XII fueron los comerciantes responsables del crecimiento de la ciudad sobre todo en la segunda mitad del siglo, pues el comercio con los países distantes fue intensificado y se convirtió en una nueva y mucho más rica fuente para la acumulación del capital. El comercio extenso y su compañero inseparable, el crédito, fueron la base para la extensión económica y demográfica de la ciudad.

La importancia de Florencia, se puede ejemplarizar en la extensión de su territorio urbano. Todo alrededor del círculo de las murallas de Matilda, en correspondencia a las puertas, habían nacidos suburbios populosos. En 1172 la comuna por lo tanto decidió agrandar las murallas de la ciudad e incorporar los distritos más nuevos. El perímetro de la nueva muralla, levantadas en apenas dos años, entre 1173 y 1175, era dos veces lo del "viejo círculo" e incluyó un área que era tres veces tan grande. La velocidad con la cual las nuevas murallas fueron construidas es una prueba de la prosperidad que reinaba en Florencia

En el siglo XII el horizonte de la ciudad fue puntuado por numerosas torres: treinta y cinco en 1180 fueron documentadas, pero habían ciertamente muchas más.

En el siglo XII la ciudad se había convertido en el centro principal de la Toscana continental, con una población que en aquel momento estaba alrededor de 30.000 habitantes. El aumento de grandeza y población, debido no a un incremento natural sino a la inmigración acelerada del campo, fue la base de esta extensión económica.

En este periodo comunal surgieron los primeros y potentes gremios del gótico, de la escuela de Giotto y de la escuela internacional, de Boccaccio y de su Decamerón.

En este mismo siglo la ciudad se hundió en una disputa interna entre los Gibelinos, que apoyaban al emperador germano, y los Güelfos, pro papales, el 1216 fue el inicio de las enemistades.

El militum Societas que llevaban el control de las torres fue suprimido, con la esperanza de aliviar la arrogancia de los nobles y de evitar que volvieran al poder. Todas las torres fueron reducidas a una altura de 29 metros. Este fue el principio de otro período de paz y prosperidad y el poder económico y financiero de la ciudad fue afirmado.

Este conflicto político no impidió que la ciudad se convirtiera en una de las ciudades más poderosas y prósperas de Europa, con su propia moneda de oro. El fiorino d'oro de la república de Florencia, o florín, que se introdujo en 1252 asociado al florín de plata acuñado desde 1235, fue la primera moneda de oro europea en cantidades suficientes para tener un papel comercial significativo desde el siglo VII. Muchos de los bancos florentinos tenían sucursales a lo largo de Europa, y el florín se convirtió rápidamente en la moneda de comercio dominante en Europa occidental.

En la batalla de Montaperti, 1260, los Florentinos fueron derrotados por los ciudadanos de Siena, cuando los Gibelinos reasumieron el poder y restauraron las viejas instituciones decretaron la destrucción de los palacios y de las torres y de las casas que los exponentes principales del partido de Güelfos poseían en la ciudad y en los alrededores. La ciudad fue cubierta de escombros, y 103 palacios, 580 casas y 85 torres fueron demolidos totalmente sin hablar del daño parcial hecho a otros edificios.

Al final el enfrentamiento entre Güelfos y Gibelinos, terminó por triunfar los primeros imponiéndose en Florencia como ciudad Güelfa en contraposición a otras como Pisa o Lucca que abrazaban la causa Gibelina.

La población había seguido aumentando y nuevas murallas de la ciudad eran necesarias, así en 1282 una correa de 8.500 metros de largo fue planeada, incluyendo un área de 430 hectáreas, cinco veces más del área urbana precedente. Estas sextas, y última, murallas de la ciudad fueron la comisión financiera más grande emprendida siempre por la Comuna de Florencia. Ya que el trabajo se realizó muy lentamente y en más de una ocasión las obras se interrumpieron por episodios bélicos. Hasta 1333, no se terminó y gran parte de la muralla fue demolida en el siglo XIX, conservándose en la actualizad solamente algunas zonas, en el Oltrarno, y las puertas principales.

Restos de las murallas de Florencia
Restos de las murallas de Florencia

Este periodo también vio el declive de la anteriormente poderosa Pisa, que fue derrotada por Génova en 1284 y subyugada a Florencia en 1406. El poder cambió de la aristocracia a la elite mercantil, siguiendo un movimiento anti aristocrático liderado por Giano della Bella, que tuvo como resultado una serie de leyes llamadas Ordenanzas de Justicia (1293).

En 1293, el proceso histórico comenzado en el siglo XII estaba alcanzando su conclusión natural - a los Magnati fue prohibido participar a la vida política de la ciudad. En la última parte del siglo trece Florencia alcanzó el cenit de su desarrollo económico y demográfico. Éste es el período cuando las grandes obras en arquitectura y en el planeamiento de la ciudad fueron hechas, gracias a las acumulaciones de capitales formidables que tuvo la ciudad. Florencia podía por derecho considerarse la ciudad principal del oeste. Entonces los empresarios al poder decidieron construir dos grandes edificios para que fueran el símbolo de la abundancia y del poder de la ciudad: la Catedral y el nuevo Palazzo della Signoria.

Palacio de la Señoría (Palazzo della Signoria)
Palacio de la Señoría (Palazzo della Signoria)

Arnolfo di Cambio fue la excepcional figura que diseñó ambos los edificios, tan bien como el resto de los importantes trabajos promovido por el gobierno de los gremios, incluso las nuevas murallas. En 1296 la reconstrucción de la vieja catedral de Santa Reparata fue comenzada. El nuevo edificio, dedicado no más al santo palestino, sino a la Madonna, debía experimentar varios cambios de tamaño y plan en el curso de su construcción que duró casi un siglo.

Los Güelfos se dividieron en dos facciones feudales, los Blancos y los Negros, liderados respectivamente por Vieri de' Cerchi y Corso Donati. Estas luchas finalmente llevaron al exilio a los Güelfos Blancos, entre los que se encontraba Dante Alighieri y que debilitaron a Florencia a su vez en su lucha contra otras ciudades Gibelinas como Pisa y Lucca que en varias ocasiones intentó controlar pero con poco acierto.

Esta disputa interna fue documentada más tarde por Dino Compagni, un Güelfo Blanco, en sus Crónicas de Florencia.

Durante el siglo XIV de una población estimada de 80.000 habitantes, la distensión y las guerras internas fueron agravadas por el hambre y las epidemias, particularmente la plaga mortal de Peste Negra de 1348, que agravó una situación ya precaria. Otros daños fueron causados por la inundación desastrosa de 1333 que también eliminó todos los puentes sobre el Arno excepto el Rubaconte. El siglo XIV fue por lo tanto un siglo de crisis tanto política como económica.

La actividad de construcción se redujo notablemente en el siglo XIV primero intentó acabar las grandes empresas del final del siglo XIII (las murallas, la Catedral, el Palazzo della Signoria, el grande complejo monastic) y a reconstruir los puentes que habían sido destruidos. El primer de éstos, entre 1334 y 1337, fue el Ponte alla Carraia, parece después de un diseño de Giotto. Las reconstrucciones de los otros puentes, a partir del Ponte Vecchio, fueron basadas en este puente.

Después de la extensión impresionante del siglo XIII, la ciudad comenzó a tomar forma y lo que se puede llamar una verdadera política del planeamiento de la ciudad fue hecha para dar a los edificios un cierto grado de orden y de regularidad.

Antes de la llegada de la peste se dice que alrededor de 25.000 florentinos se dedicaban a la industria de la lana en la ciudad: en 1345 Florencia fue el escenario de un intento de huelga de los cardadores (ciompi), quienes en 1378 iniciaron una breve revuelta contra la oligarquía, la llamada la Revuelta de los Ciompi.

El Renacimiento en Florencia

Florencia estuvo bajo el dominio de la familia Albizzi (1382-1434), grandes rivales de los Médici. Cosimo de Médici fue el primer miembro de la Familia Médici en controlar la ciudad entre bastidores. Aunque la ciudad era técnicamente una especie de democracia, su poder venía de una larga red de patrocinio además de su nueva alianza con los inmigrantes, la gente nuova. El hecho de que los Médici eran banqueros del Papa también contribuyó a su ascenso. Cosimo fue sucedido por su hijo Piero, que fue sucedido poco después por el nieto de Cosimo, Lorenzo el Magnífico, en 1469. Lorenzo de Médici fue un gran patrón de la artes, encargando trabajos a Miguel Ángel, Leonardo Da Vinci y Botticelli. Lorenzo también fue un talentoso músico y trajo a Florencia a algunos de los compositores y cantantes más famosos del momento, como Alexander Agricola, Johannes Ghiselin, y Heinrich Isaac.

Durante los años en los cuales la oligarquía mercantil gobernó Florencia y en el primer período de la regla de los Medici, los contactos cada vez más frecuentes con ejemplos de la antigüedad griega y romana dieron lugar a un nuevo espíritu y la ciudad se convirtió en el centro en el cual el Humanismo fue forjado. El hombre se consideraba el fin último, impaciente para el conocimiento racional y la afirmación de su dominio sobre la naturaleza que lo rodeaba y la historia que lo precedió. La cultura literaria, las ciencias, las artes y las actividades humanas llegaron a la vanguardia y fue un período de oro en intelecto y cultura europeas.

Por ejemplo Filippo Brunelleschi; entre 1420 y 1446 creó un grupo de trabajos que representó uno de los momentos más importantes en la historia de la arquitectura florentina y del planeamiento de la ciudad. Es entonces gracias, primero de todos, a Brunelleschi y en segundo lugar a los otros exponentes de la cultura arquitectónica del inicio del siglo quince que Florencia fue desde entonces conocida como la "ciudad del renacimiento", idealizada por los humanistas. Un número increíble de personalidades artísticas determinaron la imagen de la ciudad del renacimiento entre los cuales Donatello, Masaccio, Filippo Lippi, Domenico Ghirlandaio, Sandro Botticelli, Beato Angelico, Michelozzo, Giuliano da Sangallo y Benedetto da Maiano de Benedetto, y son solamente algunos de estos.

Tras la muerte de Lorenzo en 1492, le sucedió su hijo Piero II. Cuando el rey francés Carlos VIII invade el norte de Italia, Piero II elige resistir; pero cuando se da cuenta del tamaño de la armada francesa a las puertas de Pisa, tiene que aceptar las humillantes condiciones del rey francés. Esto hace que los florentinos se rebelen y expulsen a Piero II. Con su exilio en 1494, el primer periodo del gobierno Medici termina con la restauración de un gobierno republicano.

Durante este periodo el monje dominico Girolamo Savonarola se convierte en prior del monasterio de San Marco en 1490. Fue famoso por sus sermones: reconoció en el exilio de los Medicis el trabajo de Dios, que les castigaba así por su decadencia. Aprovechó la oportunidad para hacer reformas políticas que llevaran a un gobierno más democrático. Su obsesiva persecución de la extendida sodomía y otros placeres mundanos influenciaron y presagiaron la mayoría de las controversias religiosas de los siglos siguientes. Pero cuando Savonarola acusó públicamente al Papa Alejandro VI de corrupción, se le prohibió que hablara en público, pero desobedeció y fue excomulgado. Los florentinos, cansados de sus enseñanzas radicales, se volvieron contra él y lo arrestaron. Fue declarado hereje y quemado en la hoguera por orden del papa Alejando VI en la Piazza della Signoria el 23 de mayo de 1498.

Esto fue cuando Michelangelo creó su famosa estatua del David para ponerla delante de Palazzo della Signoria para que hiciera como guarda a la libertad florentina.

Réplica del David de Miguel Ángel enfrente del Palazzo della Signoria
Réplica del David de Miguel Angel enfrente del Palacio de la Señoría (Palazzo della Signoria)

Otra personalidad inusual fue Nicolás Maquiavelo (1469-1527), cuyos consejos para la regeneración de Florencia bajo un liderazgo fuerte han sido con frecuencia vistos como la legitimación de la conveniencia política e incluso del abuso de autoridad, acuñando la célebre grase: "El fin justifica los medios".  

Maquiavelo, bajo encargo de los Medici, escribió las Historias florentinas, la historia de la ciudad. Florencia destierra a los Medici por segunda vez y restablece la república el 16 de mayo de 1527.

De nuevo restaurados con el apoyo del Emperador y del Papa, los Medici se convierten en 1537 duques hereditarios de Florencia, y en 1569 Grandes Duques de Toscana, gobernando por dos siglos. En toda la Toscana, solo la República de Lucca (más tarde un ducado) y el Principado de Piombino eran independientes de Florencia.
 
La oleada de investigación artística, literaria y científica que tuvo lugar en Florencia en los siglos XIV al XVI fue propiciado por la preocupación por el dinero, la banca y el comercio y con el despliegue de riqueza y ocio. Con el dinero ganado, los Medici, banqueros muy ricos, patrocinaron a diferentes artistas como Miguel Ángel.

Además, la crisis de la Iglesia Católica (especialmente la controversia sobre el papado francés de Aviñón y el Gran Cisma), unida a los efectos catastróficos de la Peste Negra, llevaron a una revaluación de los valores medievales, dando como resultado el desarrollo de una cultura humanista, estimulada por los trabajos de Petrarca y Boccaccio. Estos hechos propiciaron una revisión y estudio de la antigüedad clásica, de la que surgió el Renacimiento. Florencia se benefició material y culturalmente de sus intercambios marítimos en conciencia social.

Edad Moderna en Florencia

Foto de época de FlorenciaLa extinción de la línea Medici y la ascensión en 1737 de Francis Stephen, duque de Lorena y marido de María Teresa de Austria, condujo a una temporal inclusión de la Toscana en los territorios de la corona austríaca. Se convirtió en una segundogenitura (derecho del segundogénito) de la dinastía Habsburgo-Lorena, que fue depuesta por los Borbón-Parma en 1801 (a su vez depuestos en 1807), y restaurados en el Congreso de Viena; la Toscana se convirtió en una provincia del Reino de Italia en 1861.

Florencia sustituyó a Turín como capital de Italia en 1865, estableciendo el primer parlamento del país, que fue suplantado por Roma seis años más tarde, después de que la retirada de las tropas francesas hiciera posible el reinado.

Siglo XX en Florencia

Después de duplicarse durante el siglo XIX, la población de Florencia se triplicó en el siglo XX con el aumento del turismo, comercio, servicios financieros e industria. Durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad sufrió la ocupación alemana durante un año (1943-1944) y fue declarada ciudad abierta. Los soldados aliados que murieron expulsando a los soldados alemanes de Toscana están enterrados en cementerios a las afueras de la ciudad.

Tropas Nazis en Florencia
Foto histórica de soldados Nazis en Florencia

Tuvo un papel muy importante durante esos años el famoso café de Florencia Giubbe Rose desde su fundación hasta hoy. La Piazza del Mercato Vecchio fue destruida y fue renombrada Piazza Vittorio Emanuele II. Hoy se la conoce como Piazza della Repubblica, y es donde está el Giubbe Rose. En esos años (finales del siglo XIX), la administración de la ciudad decidió arrasar el viejo barrio del Mercato Vecchio en favor de una nueva plaza dedicada a Vittorio Emanuele II, con lo que el área perdió su esplendor medieval original. Hoy en día el café literario Giubbe Rose está publicando libros de autores italianos famosos como Mario Luzi, Manlio Sgalambro, Giovanni Lista, Menotti Lerro y Leopoldo Paciscopi.

El 4 de noviembre de 1966, como consecuencia de las lluvias torrenciales, la ciudad sufrió la más fuerte riada de su historia cuando el Arno alcanzó 4.500 m³/s, anegando el casco histórico. En algunos puntos como la Piazza di Santa Croce el agua superó los 5 m de altura. Los daños en el patrimonio histórico (Ponte Vecchio, Duomo, Signoria) fueron cuantiosos. No hubo advertencia de las autoridades, que sabían que la inundación se produciría, excepto por una llamada a los joyeros del Ponte Vecchio. En toda la ciudad hay pequeñas placas en los muros indicando el nivel máximo que alcanzó el agua.

 
comentarios (0)
  Anterior artículo viaje Siguiente artículo viaje 

COMENTARIOS EN FACEBOOK SOBRE: Viajes - Historia de Florencia
 
Mapa web |  Ir a la página principal  | Ir a Blog de Recetas | http://www.recetasdepescado.net | Política de privacidad | Política de cookies
www.daniel.prado.name - Página Personal - © Copyright